Aprende a elegir el mejor destino de viajes

Posiblemente estén pasando por una situación similar a la mía, y es que estoy completamente seguro de que quiero hacer varios viajes este año, el problema es que no tengo ni la más mínima idea de los lugares a los que quiero viajar, y por más que me siento e intento pensar en un destino ideal para mí, termino abrumado por todas las opciones que hay y por todos los lugares que quiero visitar. Decidí darme un tiempo y no pensar en esto de los viajes por un par de días, pues hasta me estreso simplemente de pensar en ello, pero, navegando por la red, pude encontrar un poco de información que me ayudará a definir el destino que es como el ideal para mí, y justamente es de esto de lo que les quiero platicar hoy, en caso de que pasen por lo mismo que yo.

Aprende a elegir el mejor destino de viajes

Primero que nada, debemos de tener en claro qué tipo de viaje tenemos en mente, pues, sin saber esto, no vamos a poder elegir un destino adecuado. Una gran parte de la decisión se basa en el estilo personal que hay para viajar, qué es lo que quieres vivir y cómo es tu vida diaria. Si estás encerrado en tu rutina diaria es altamente desgastante, seguramente estarás buscando un viaje para poder relajarte, recargar baterías y pasar tiempo de calidad junto a tu familia, pareja o amigos. O bien, eres de las personas que no pueden estar en un mismo sitio durante un largo periodo de tiempo y necesitas tener algo de acción, o simplemente quieres conocer lo más que puedas. Personalmente, creo que debe de haber un balance entre un buen descanso y conocer el destino elegido. Es aquí cuando debes de dejar bien claro qué es lo que prefieres, salir a la aventura o relajarte, ir a conocer una ciudad o prefieres ir a un pequeño pueblito mágico, ir a las montañas o a la playa, pasar las noches en una pequeña cabañita o un gran resort, ir de compras o festivales culturales, en fin, todo esto lo debes de definir bien desde un inicio.

Posteriormente, hay que definir el tiempo que tendrás disponible para hacer tu viaje, si tienes únicamente una o dos semanas de vacaciones durante un año, seguramente no querrás gastar mucho tiempo viajando a tu destino, pero si tienes unas 3 o 4 semanas de vacaciones en un año, puedes comenzar a pensar en viajar a destinos un tanto más alejados. Si el periodo de tiempo que tienes disponible para viajar es corto, te recomiendo gastar muy poco tiempo en traslados, elige solamente un destino para visitar, de igual forma, seguramente tendrás que aprovechar al máximo tu tiempo, por lo que puede que no sean unas vacaciones de descanso después de todo. Ahora bien, si el tiempo que tienes disponible es un poco más largo, puedes darte el tiempo de elegir más de un solo destino, pues no importará si tienes que viajar entre los destinos, dependiendo también de la distancia que hay entre ellos claro está. De igual forma, será importante que lleves un control bastante estricto de tus finanzas, pues debes de asegurarte que este no será un problema al final de tu viaje.

Básicamente, puedes encontrar, por lo menos, un par de destinos ideales para el presupuesto que estés manejando. Sin embargo, es probable que tu decisión final se vea modificada si piensas que tu presupuesto no puede ser suficiente, particularmente si viajas a distintos destinos, por lo que, en este caso, lo ideal es buscar regiones un tanto más económicas. Finalmente, les aconsejo que, si viajan al extranjero, pongan mucha atención en el tipo de cambio, pues esto hace una gran diferencia.

Los accidentes más escandalosos practicando deportes extremos

Mientras tú y yo nos la pasamos acostados viendo tele, o sentados en un sofá cómodo perdiendo unas cuantas horas de nuestra vida en internet, hay personas practicando deportes extremos, quienes están siempre presionándose para llegar al límite. Ya sea practicando el salto base desde la cima de algún acantilado, practicando snowboard en alguna de las montañas más peligrosas sobre la tierra o surfeando en las olas más brutales generadas por el océano, algunas personas encuentran bastante atractivo en practicar estas actividades tan peligrosas. Desafortunadamente, la descarga de adrenalina que acompaña estas actividades ha provocado que algunos de estos atletas pongan fin a su vida de manera acelerada, pues los accidentes son algo completamente normal en deportes de este tipo. La siguiente lista está dedicada a algunos de los peores accidentes que ha habido en el mundo de atletas practicando este tipo de deportes extremos.

El primer incidente que quiero tocar es el de Antoine Montant, que era un deportista profesional, francés de 33 años, quien hizo su carrera y su fama practicando el salto base. Para quienes no lo sepan, el salto base es saltar desde cualquier objeto fijo, típicamente edificios, antenas, puentes o acantilados. Este accidente sucedió en la montaña Fiz, en los Alpes Franceses, y el paracaídas tuvo una falla y no se abrió durante el salto, lo que provocó que Antoine Montant continuada cayendo por una larga distancia para hacer frente a su trágica muerte. Montant era instructor de esquí y estaba patrocinado por Red Bull por todos los esfuerzos y todo lo que dio a la comunidad de los deportes extremos. No se puede decir más que Montant murió haciendo lo que amaba.

Los accidentes más escandalosos practicando deportes extremos

En el año 2012, perdió la vida Michael Ybarra, quien no solamente se dedicaba a ser un periodista de deportes extremos, sino que también disfrutaba de practicarlos él mismo, pues uno de sus hobbies era escalar montañas, cosa que hacía siempre y cuando no estuviera en la oficina escribiendo sobre sus experiencias haciéndolo. Desafortunadamente, cuando decidió escalar el Yosemite’s Sawtooth Ridge no supo qué iba a ser su última escalada. El escalador veterano se cayó aproximadamente unos 200 pies hasta su muerte desde la cresta de dicha montaña, misma que era conocida por ser exclusiva para escaladores experimentados, como lo era Ybarra. Todos sus reportajes en el prestigioso diario New York Times reflejan su amor por los deportes extremos, mismo que terminó a sus 45 años de edad.

Los accidentes no son exclusivos de los hombres, pues, también en el año 2012, la esquiadora profesional de apenas 30 años de edad, Sarah Burke, perdió la vida en un accidente practicando ese deporte que tanto amaba. Burke era conocida como una esquiadora de la más alta categoría, ganando 4 torneos de invierno “X Games”, ganándose un lugar en los Juegos Olímpicos de invierno del año 2014, en los que nunca pudo participar. El accidente ocurrió el 10 de enero del año 2012, cuando Burke estaba practicando en un parque ubicado en Utah. Desafortunadamente, Burke falló al momento de aterrizar luego de un salto y cayó con la cabeza, eventualmente, este accidente tuvo consecuencias. Burke se mantuvo con vida, pero en coma, un poco más de una semana, pero perdió la vida por todas las heridas que tenía.

Otro accidente que se dio en el año 2012 fue el de Shane Murphy, quien era uno de los atletas más respetados en lo que respecta a salto con traje aéreo. El santo con traje aéreo involucra saltar de estructuras increíblemente altas, como lo es el salto base, pero con un traje especial que hace que el hombre se parezca un poco a un murciélago o a una ardilla voladora. Shane Murphy había hecho más de mis saltos sin problema alguno, y fue por esto que su carrera era tan exitosa. Desafortunadamente, su salto desde los alpes fue su último.

Conoce unas aventuras de ecoturismo en el desierto

El ecoturismo en el desierto es una idea muy atractiva y seguramente no eres el primero en tenerla. Y para que veas, te contaré un par de aventuras de personas que vivieron experiencias muy intensas en este lugar.

La primera es sobre Victoria Grover, una mujer que se quedó atrapada en el desierto de Utah. Era abril del 2012 y la mujer de 59 años había ido a caminar 10 kilómetros. El problema sucedió cuando se rompió la pierna al dar un pequeño salto. No podía caminar y se tuvo que arrastrar sentada. No tenía comida y sí diabetes, y las temperaturas nocturnas son muy bajas en esa zona. Y peor aún, no le había dicho a nadie a dónde iba. Afortunadamente, había ido a un curso de supervivencia varios años atrás, justo en esa zona. Se entablilló la pierna con su vara de caminar y su bufanda y dormía durante el día, manteniéndose despierta toda la noche. Los primeros dos días pudo hacer un fuego, pero luego su pierna le comenzó a molestar y tuvo que apagarlo. Así pues, llegó al cuarto día, cuando fue encontrada finalmente, con signos de hipotermia severa. Fue encontrada por el mismo piloto que rescató a Aron Ralston, el montañista en el que se basa la película 127 horas.

Conoce unas aventuras de ecoturismo en el desierto
Pero otra historia interesante es una que tiene el Maratón de los sables como contexto, una de las carreras más duras de todos los tiempos. Los competidores suelen correr más de 250 kilómetros en el Sahara, durante una semana. Mauro Prosperi es, sin embargo, quien peor ha sufrido esa competencia. El policía italiano hizo su carrera en 1994, cuando poco después de empezar, se encontró en una tormenta de arena. Durante horas mantuvo su espalda contra el viento, moviéndose poquito, para no morir enterrado. Cuando la tormenta terminó, continuó su recorrido, pero se dio cuenta de que iba en la dirección incorrecta. Cuando se dio cuenta de ello, sabía que tenía que hacer algo para sobrevivir. Así pues, orinó en una botella, para tener algo que beber después. Luego, caminó durante la mañana y la tarde y se escondía durante el mediodía. Durante tres días, bebió de su botella, cuando otra tormenta lo volvió a azotar. Esa duró 12 horas. Encontró un antiguo santuario musulmán, que era hogar de muchos pequeños murciélagos. Fue capaz de capturar un par y para beber su sangre. Decidió que debía morir en el santuario, donde era posible que alguien encontrara su cuerpo, en lugar de morir afuera, donde seguramente se perdería para siempre. Luego de escribir una nota para su mujer con un pedazo de carbón, cortó sus muñecas, pero su sangre estaba tan ligera que no salió de la piel y se coaguló rápidamente. Su imposibilidad de suicidarse, renovó el deseo de vida de Prosperi, por lo que volvió a salir de ahí. Por otros 5 días, marchó a través de las dunas, esperando ver alguna montaña o un poco de agua. Encontró un oasis. A pesar de no haber bebido nada más que su propia orina por una semana, resistió el deseo de beber todo lo que podía, pues eso le habría causado problemas después. Bebió tragos cortos hasta que encontró a una familia de nómadas, quienes los llevaron a una base militar de Algeria. Durante 9 días de infierno, Prosperi caminó 300 kilómetros, alejándose de la ruta correcta. Perdió 18 kilogramos. Intentó hacer la carrera de nuevo, 4 años después, pero volvió a fallar, pues se torció el tobillo.

Así pues, quizá deberías tomar varias precauciones antes de hacer ecoturismo en el desierto, pues no sabes cómo puede terminar realmente.